ESP CAT
Buscar
LUNES, 5 DE JUNIO DE 2017 | Novedad
Si tu huella en la vida de tus seres queridos quieres que sea memorable, ¿por qué no también tu huella en el medioambiente? Celebremos el Día Mundial del Medio Ambiente pero no como una fiesta, si no como un compromiso.
Hoy día 5 de junio hace 44 años que fue establecido el Día Mundial del Medio Ambiente por la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta fecha dio inicio a la Conferencia de Estocolmo en 1973 en el que se trató principalmente el tema del Ambiente.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) se hace servir de este día para sensibilizar a la población mundial sobre la responsabilidad social medioambientales que tanto empresas como individuos tenemos todos.

En este día se organizan múltiples actividades para su celebración, todas desde un punto de vista ecológico, sustentable, de respeto por la naturaleza y reciclaje donde se celebra el respeto y la sostenibilidad de nuestro planeta tierra.

Un día como hoy es la excusa perfecta para poner sobre la mesa todos aquellos temas referentes al medioambiente desde el mundo de la comunicación en todas sus variables, y sirve también para recordar y/o ratificar acuerdos y convenios sobre la perdurabilidad de nuestro entorno.

Desde “TCR Trabaja sin riesgos” hay un tema en especial que nos preocupa y queremos aprovechar este día para hacer una reflexión sobre él, y es el uso desmedido de los equipos de protección individual desechables.

Estos EPIs desechables como pueden ser guantes y manguitos de protección, delantales para el sector alimentario y buzos para riesgos químicos entre otros muchos, están fabricados con materias primas como plásticos y propilenos, materiales muy difíciles de reciclar y con alto coste de esos procesos. Por lo que generalmente van directos a los vertederos.

Las empresas y los trabajadores llevan años utilizando este tipo de epis y sabemos que el factor cultural tiene mucho arraigo en la sociedad y es algo muy difícil de cambiar. Pero si queremos que el planeta perdure debemos tomar conciencia del daño que le estamos haciendo al planeta y de los riesgos que conllevan nuestras acciones en el entorno y en nosotros mismos, por pequeñas que creamos que son.

El ciclo de vida de un equipo de protección individual (EPI) desechable

Un EPI desechable es fabricado seguramente en un país asiático, o en los países también llamados “la fábrica del mundo”, donde las normativas sobre el medioambiental y el consumo de recursos en los procesos de fabricación están bastante lejos de las leyes europeas. De hecho, en Europa no se podrían fabricar en esas condiciones. Fabrican con procesos de bajo coste, con materiales de difícil reciclaje, como el plástico y el propileno y a gran escala. Entonces se distribuyen por todo el mundo a unos precios que no podríamos definir como competitivos, ya que no lo son, si no a precios simplemente inalcanzables. Una vez llegan a manos del cliente, pasando por transporte, intermediarios y más consumo de recursos naturales, éste le da un solo uso. Un producto desechable, de usar y tirar. Un largo viaje para algo tan insignificante, y a un precio tan irrisorio. Una vez usado, se convierte en residuo que va directamente a la basura general, y de ahí al contender de la empresa y de ahí al vertedero. Ya que, si no llevan agentes contaminantes, las empresas no suelen contratar un servicio de reciclaje porque les saldría más caro tirarlo que comprarlo. Y una vez llega al vertedero, como nadie lo ve, es como que no existe. Pero el planeta sí que se contamina y nosotros sí que lo respiramos. Respiramos nuestra basura, la basura de esa empresa, y la de cientos de miles de millones de empresas en todo el mundo que aún no tienen conciencia ni cultura socialmente responsable con el medioambiente.

El ciclo de vida de un equipo de protección individual (EPI) reutilizable

El ciclo de vida de un EPI reutilizable es bien diferente. Los procesos de fabricación están sometidos a leyes y normativas más estrictas con el respeto al medioambiente y al consumo de recursos naturales. Se trabaja con materias primas más duraderas y que puedan ser recicladas y convertidas en subproductos. Cuando llega al cliente, éste le puede dar hasta 50 usos o más, alargando la vida del producto y trabajando sin duda con unas condiciones de protección y seguridad mucho mayores que con productos desechables. Y si el cliente ha elegido el camino de la responsabilidad social medioambiental, le buscará una segunda vida cuando ya no sea de utilidad en su empresa, para que otros creen subproductos y el ciclo de vida continúe, participando así de la llamada Economía Circular.

Y es que ser responsable con el medioambiente parece que sale caro de primeras, pero eso es ser muy cortoplacista, porque en realidad resulta más económico y más rentable, pero a medio largo plazo.

Económico porque por la compra de un epi reutilizable, las empresas deberán comprar hasta 50 epis desechables. Sí, un epi reutilizable puede tener una vida de uso de hasta 50 lavados o más. Entonces, probablemente, si se hicieran los números siendo más exactos y contemplando todas las variables, comprar epis reutilizables no son un gasto, sino una inversión.

Y rentable porque además de reducir los gastos directos e indirectos a la empresa, ésta es socialmente responsable con su entorno, su comunidad, y el medioambiente, respetando los recursos naturales, que son de todos, y teniendo conciencia de los procesos de fabricación y reciclaje.

Aunque para ello es necesario una cultura de prevención de riesgos medioambientales, y una concienciación medioambiental social, personal y empresarial en el que todos actuemos como activistas de nuestra salud, la de nuestro entorno y la de nuestros recursos naturales, nuestro planeta.

En TCR apostamos por aquellas marcas de equipos de protección individual, vestuario laboral e higiene industrial ecológicos que distribuyen productos biodegradables fabricados con materiales reciclables bajo procesos de producción respetuosos con el medioambiente reduciendo los residuos y las emisiones de gases al mínimo posible. Procuramos representar a marcas que tienen una política de RSC con políticas medioambientales proactivas preocupadas por el efecto invernadero y que trabajan con productos libres de materiales tóxicos.

Creemos que, si todos ponemos un poco de nuestra parte, dentro de la cadena comercial, entre todos sumaremos mucho, sin olvidar que al final los que salimos favorecimos somos nosotros mismos. ¿Te sumas? #CulturaPRL #BeSafely #EconomíaCircular

“El hombre es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente. En la larga y tortuosa evolución de la raza humana en este planeta se ha llegado a una etapa en que, gracias a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto lo rodea. Las Naciones Unidas, conscientes de que la protección y el mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero, designaron el 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente.” La ONU