ESP CAT
Buscar
MIÉRCOLES, 21 DE DICIEMBRE DE 2016 |
La mejor protección contra riesgos de la industria metalúrgica
Los trabajadores del sector metalúrgico se enfrentan a diario a diferentes riesgos de salud que afectan, entre otros, a las vías respiratorias, los ojos y el oído, así como a las extremidades.

Una correcta equipación es la mejor garantía para protegerse ante cualquier riesgo, así como el mantenimiento de los equipos y la formación adecuada para su uso.

  • Riesgos oculares

Uno de los mayores riesgos que tienen los profesionales de la industria del metal son las salpicaduras de sustancias químicas en los ojos, como el ácido sulfúrico, las pinturas, desengrasantes y ciertos disolventes.

La vista también se puede ver afectada por el choque contra algún objeto, el riesgo de abrasión o la penetración de ciertas partículas finas. Los riesgos para los ojos van desde una pequeña irritación hasta consecuencias severas como la posibilidad de perder la vista. Para cubrir la cara, se deben emplear gafas de protección.

En los entornos de trabajo de soldadura, a menudo los operarios se encuentran con riesgos de intensidad lumínica, y para ello necesitan contar con EPIs que protejan su cara y ojos de las radiaciones de UVA e IR a base de una pantalla oscura. La pantalla de soldar garantiza la máxima protección, con la posibilidad de regular el nivel en función de la exposición.

  • Riesgos auditivos

Normalmente se protege a los trabajadores contra el ruido en industrias donde hay grandes máquinas, pero en realidad cualquier entorno laboral es susceptible de causar problemas auditivos en los trabajadores. De hecho, la sordera es la enfermedad profesional crónica más común, el problema es que se suele detectar al final de la vida laboral.

En la industria del metal el riesgo de daños en la audición es uno de los más comunes, y puede ocurrir en procesos de remachado, corte, lijado… La mejor protección auditiva son las orejeras, para reducir la contaminación acústica y minimizar los daños.

  • Riesgos respiratorios

Normalmente, en los procesos de soldadura y fundición, se generan ciertos humos tóxicos. También se emiten gases contaminantes en las operaciones de pintado con pistola y en otras actividades de la industria metalúrgica.

Para la correcta protección del trabajador frente a cualquier gas tóxico, es esencial dotar a los equipos de profesionales con mascarillas o respiradores, que incluyan los filtros necesarios para limpiar el aire contaminado. Los filtros deben recibir el mantenimiento correcto cada cierto tiempo, de manera que se garantice la protección adecuada.

Además, en el sector del metal existen otros posibles problemas como consecuencia de la actividad, que van desde problemas estomacales e insomnio, hasta problemas cardiacos.

  • Riesgo calórico

Los trabajadores del sector del metal se someten a menudo a altas temperaturas que el cuerpo no puede soportar, sin consecuencias leves o graves para su salud. Por ello, es preciso que las empresas cuenten con la protección necesaria contra la llama o el calor por contacto. Sioen cuenta con muchas soluciones para trabajos de soldadura, que garantizan una total protección de las piernas y el torso. Para las manos y los pies disponemos de otros productos.

  • Otros riesgos habituales

En el día a día de los trabajadores del sector metalúrgico, existen riesgos tanto en los procesos de producción como en los de manipulación.

Para protegerse frente a posibles cortes, es primordial equiparse con ropa y guantes especiales anticorte, así como manguitos de protección para los brazos.

Para evitar riesgos de aplastamiento, los trabajadores deben llevar botas de seguridad resistentes a fuertes golpes y grandes pesos.

Una correcta protección tiene varios beneficios para todos:

  • Se garantiza la salud de los trabajadores a corto y largo plazo.
  • Aumenta el bienestar en el trabajo, lo cual repercute en la productividad.
  • Se reduce el absentismo laboral y mejora el clima laboral.